Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Posibilidad de añadirle laurel a la casaca

NUEVE menos cuarto de la noche, Lerkendal Stadion, Trondheim, Noruega, nueva cita del Sevilla con la historia. Se trata de proclamarse el mejor del Continente tras haber ganado su quinta Liga Europa y vérselas con el que ganó la Champions, el Real Madrid. Llega la posibilidad de hacerse con más plata de la atesorada desde aquel mayo de hace diez años en Eindhoven. Una década más que prodigiosa y a la que no se le atisba el techo.

Lo conseguido a la orden de Juande y que luego mejoraría el incomprensiblemente discutido Unai puede incrementarse bajo la férula de Jorge Sampaoli. El argentino lo ha removido todo en la intentona de una filosofía nueva. Una forma encaminada a ganar enamorando para la que el club que dirige Pepe Castro le ha puesto los medios. Y para su demostración, hoy aparece en el calendario la primera etapa, el punto de partida, el Kilómetro Cero más esperanzador.

Llega el Madrid a la cita con bajas muy sensibles. El mero hecho de que Cristiano y Bale vayan a verlo por televisión y que Benzema ande en tres cilindros es relevante. Relevante y un acicate para que el Sevilla salga a la pista noruega sin complejos y con ganas de echarse al cuello del rival. Por lo pronto, en el mundo de la apuesta ya se han acercado ambas opciones. Por supuesto que continúa siendo favorito el Realísimo, pero bastante menos de lo que lo era hace un mes.

Es este partido una especie de prueba del nueve para la tropa de Sampaoli, una verificación tan exigente que la rigurosidad puede andar de la mano del dictamen. Y hasta los fiordos se ha ido el Sevilla con una camiseta plagada de laurel, seña inequívoca de lo que el equipo le ha dado al club. ¿Volverá el Sevilla con la camiseta pidiendo más laurel? Desde luego, las circunstancias invitan al optimismo y aunque el Madrid es el Madrid, lo cierto es que hay días que lo es más que otros.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios