La ventana

Luis Carlos Peris

Pregones para leer y pregones para escuchar

INDUDABLEMENTE, uno de los días clave en el año del capillita es el de la designación del pregonero, habitualmente en un sábado de otoño cuando el otoño está bien metido en carnes. La designación del pregonero tiene unas previas llenas de interés y rara es la vez que se da en la tecla con las previsiones, pero en esta ocasión sí que acertaron los augures. El nombre de Antonio García Barbeito, que venía sonando desde hace años, estuvo hogaño en todas las quinielas y al fin ha salido premiado el poeta aznalcaceño. El pregón de la Semana Santa suele dividirse en tres opciones, los que ganan con su lectura, los que brillan por su oratoria y los que no hay por dónde cogerlos, que son la inmensa mayoría por muchos elogios que reciban. Así como el de Caro Romero subió extraordinariamente de nivel cuando se imprimió, apuesto a que el de Barbeito será una pieza para ser escuchada y, a ser posible, con delectación, con mucha delectación.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios