La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Presentación convertida en memorial

Estábamos una vez más en esa especie de ágora de la Fundación Cruzcampo y mientras caminaba Manuel Pimentel por los entresijos del motivo que allí nos reunía, no se me caía de la cabeza el recuerdo del compañero ido en pleno agraz. Una nueva edición de El hombre que esculpió a Dios era el motivo de una convocatoria que se convirtió en un memorial por su autor, fallecido cuando los ecos de tambores y de clarines ya empezaban a oírse en la lontananza más ilusionante de la ciudad. Podría decirse que no sólo de Cruzcampo vive el sevillano, pero lo cierto es que la vieja fábrica se ha convertido en lugar principalísimo para la cultura de la ciudad. Lleno total para la presentación de una nueva edición y acto altamente emotivo por el recuerdo revoloteando de un gran amigo, un muy buen periodista y escritor que se fue cuando rozaba la gloria con sus manos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios