La ventana

Luis Carlos Peris

El Príncipe y la Corista, pero al revés

EXTRAORDINARIO. Una vez más, Sevilla será una fiesta al calor de un rapto de folclorismo. Se casa la duquesa más duquesa de todas las duquesas con un funcionario, un caballero que no es de su casta, pero que ya hoy ingresará en ella, en esa casta que tanto parece suliveyarle. Dueñas, calle, está de moda y sus balcones se cotizan por las nubes. Esas televisiones que tanto están aportando a la cultura patria no se paran en barras y hay que tomar posiciones para cuando la duquesa más duquesa de todas las duquesas se presente al pueblo como recién casada. Hay que ver el juego que está dando la boda de marras, una especie de revival del Príncipe y la Corista, pero a lo bestia y con los papeles cambiados más un abismo entre las edades. No sé qué va a ser de nosotros mañana, pero la distracción de hoy la tenemos asegurada merced a una boda singularísima que hace de Sevilla corte por un día. Y qué corte...

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios