editorial

Principio activo en las medicinas

DESDE ayer los médicos españoles están obligados a prescribir a sus pacientes la medicación que necesiten en base al principio activo, es decir, a la molécula que contiene el fármaco en vez de su marca comercial. Por ejemplo, recetarán ácido acetilsalicílico en lugar de Aspirina o paracetamol en lugar de Gelocatil. Es el resultado de un decreto aprobado por el Gobierno para todo el territorio nacional dentro de los programas de ahorro puestos en marcha para controlar el abultado gasto en medicamentos, uno de los factores que pone en riesgo el sostenimiento del servicio de salud público, universal y gratuito. Se calcula que esta medida, en concreto, significará un ahorro de 2.000 millones de euros anuales a las arcas públicas, una cantidad que resulta nada despreciable en el actual contexto de crisis y necesidad de control del déficit. Hay que señalar que la Junta de Andalucía ya viene aplicando esta prescripción de fármacos por principio activo desde hace cuatro años, con notable éxito. Por lo pronto, la medida en vigor desde ayer ya ha tenido un efecto beneficioso, al haber anunciado la industria farmacéutica una reducción de los precios de sus productos a fin de poder competir con los medicamentos genéricos y no ver rebajadas sus expectativas de venta. Es cierto que, como avisan diversas asociaciones médicas y científicas, la nueva modalidad de prescripción puede dar lugar a confusiones y duplicidades, sobre todo en los pacientes de mayor edad, crónicos o polimedicados, pero no se trata de un problema que no pueda combatirse con la colaboración de médicos y farmacéuticos, que deberán prestar todos sus conocimientos y atenciones para que el decreto no dé lugar a disfunciones peligrosas para la salud de los pacientes. A la espera del gran debate nacional sobre el gasto sanitario y los mecanismos para su control, esta medida de la prescripción de medicamentos por su principio activo debe ser saludada: tiene muchas ventajas y casi ningún inconveniente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios