Cuchillo sin filo

francisco Correal

Pro-bable

CUANDO se marcha la actualidad, esa prima furtiva de la realidad que nutre el metabolismo de los periodistas, quedan otras cosas. Algunos jóvenes me preguntan qué quedó del nuevo periodismo, concepto que me merece las mismas sospechas que las nuevas tecnologías. Lo más nuevo de la Biblia es el Antiguo Testamento a pesar de que no consigamos salir del Apocalipsis de San Juan. El nuevo periodismo podía ser eso, lo que queda de la realidad cuando el viejo periodismo hace su trabajo y se va.

Queda la sorpresa de saber por un terrible terremoto que había nada menos que quinientos españoles en Nepal. Una buena parte de ellos, lo sé, cooperantes, montañeros, aventureros, pero quinientos españoles no iban antes al peñón de Ifach o a Villagarcía de Arosa. Son momentos de zozobra, de incertidumbre, sin duda, pero no deja de ser un índice de la recuperación que hasta los sindicatos admiten "a pesar de la política del Gobierno", como ha dicho Fernández Toxo. Ya dicen los entrenadores de fútbol, se lo oí una vez a Mourinho, que la victoria tiene mil padres y la derrota ninguno.

El alumno de 13 años que asesinó a un profesor del colegio Joan Fuster con una ballesta intentó forzar la puerta de su clase cuando estaban en clase de Castellano. Ha sido una tragedia descomunal, una barbaridad sin nombre con dos damnificados, la víctima y el verdugo. Pero llama la atención que en ese centro se enseñara Castellano como una excentricidad idiomática que siempre puede venir bien para adornar el currículum o tener más posibilidades en el mercado laboral. La lengua de Berceo incluida en los planes de estudio como una rareza eslava.

El entrenador del Eibar, Gaizka Garitano, dejó plantados a los periodistas de Almería porque no entendían que respondiera a las preguntas en euskera. El representante del equipo almeriense también les afeó la conducta a los reporteros locales por no haber respetado un pacto no escrito según el cual el entrenador del equipo visitante tendría derecho a responder dos preguntas en el idioma vernáculo. Lástima que Asturias no tenga equipo en Primera División. Podíamos escuchar a algún entrenador respondiendo en bable. Al fin y al cabo el rey Felipe VI fue antes Príncipe de Asturias y la reina Letizia es asturiana de nacimiento. El Sporting fichó al internacional nigeriano Yekini, que debe ser Quini en el bable astur.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios