La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Procesiones para todos los gustos

Procesiones desde el alba hasta que sea noche cerrada. Hoy cruza la urdimbre urbana de la ciudad un sinfín de cortejos, en los barrios y también en el centro, por Pío XII o La Barzola, por Rochelambert o por San José Obrero. Raro es el rincón que hoy se queda sin un cortejo que llevarse al alma, pero hay dos que habitan en el tuétano de la ciudad desde tiempo inmemorial. Uno es el señero de la Sacramental de la Magdalena, el otro luce por Triana y es conocido como el Corpus Chico. Y si en el del centro prima la solemnidad de cuanto se fragua en una collación tan rancia como la de la Magdalena, en la otra orilla estalla una fiesta popular, muy de Triana. En esta mañanita, Pureza se alfombra de plantas aromáticas para aportarle al entorno una escenificación muy de pueblo, entrañable como todo lo que tiene por escenario el arrabal y guarda de Sevilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios