Procesiones de septiembre

En el Aljarafe, la Campiña, la Vega o las sierras hoy es un día de fiesta más triste, que les parecerá incompleto

Todavía me acuerdo de la que se formó cuando en el Vaticano insinuaron que podrían permitir procesiones con pasos de Semana Santa en septiembre. Algunos capillitas casi excomulgan al cardenal Robert Sarah, que es macareno, además de prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Falsa alarma. Tampoco el Consejo de Cofradías tenía intenciones de montar un cabildo de toma de horas paralelo en Chipiona. Donde hoy debería salir en procesión la Virgen de Regla (y no saldrá), como tantas otras. Porque hoy es la fiesta de la Natividad de la Virgen. El 16 de julio con el Carmen, el 15 de agosto con la Asunción y el 8 de septiembre con la Natividad concentran el marianismo del verano en Sevilla, como en Andalucía y el resto de España. Coinciden con muchas fiestas patronales y ferias de poblaciones que en 2020 se han quedado a dos velas sin encender.

Por citar sólo tres casos, hoy es un día especial para la Pastora de Cantillana, que cumple tres siglos como hermandad, y que montará el paso (al que será trasladada la Virgen), donde la podrán ver, a pesar de que no saldrá a las calles en procesión. Hoy también es la fiesta de la Virgen de Consolación, patrona de Utrera, y habrá peregrinos, un rosario de la aurora y la función principal, pero nada más. Mientras que en Lora del Río se perderá la romería de la Virgen de Setefilla, aunque celebrarán misas y visitas a la Virgen.

Son sólo tres ejemplos, a los que se pueden añadir muchos más. En el Aljarafe, la Campiña, la Vega o las sierras hoy es un día de fiesta más triste, que les parecerá incompleto. Septiembre es otro gran mes mariano en la provincia de Sevilla, con poco que envidiar a mayo. Las fiestas no se van a vivir igual que antes, aunque tampoco como en la Semana Santa del confinamiento en soledad, ya que no estamos encerrados, al menos no todavía.

Las bullas están cargadas por el demonio. El fútbol y las procesiones serán lo último para la normalidad, cuando llegue. A las procesiones les tienen miedo, mucho miedo, como a todo aquello donde se junte una multitud. No hemos visto una bulla cofradiera desde el vía crucis de Cuaresma con el Señor de la Salud (precisamente de la Salud), de los Gitanos. Lunes 2 de marzo de 2020. Milagrosamente, no tuvo especial incidencia en los datos pandémicos de Sevilla. Eran otros tiempos.

Las procesiones de septiembre también han sido borradas del calendario de Sevilla y su provincia. Como las fiestas populares. Y nada de pasos pasionistas. El cardenal Sarah se ha ahorrado las críticas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios