Crónica Personal

Pilar / cernuda

Pronósticos... y pronósticos

LUIS de Guindos ha dicho que España entrará en la senda del crecimiento este 2013 y que si la reforma laboral de Fátima Báñez se hubiera aprobado hace dos años, se habrían creado ya un millón de puestos de trabajo.

Son los pronósticos, optimistas, del ministro de Economía, que coinciden con los de no pocos empresarios y analistas, pero que divergen de los que apuntan otros empresarios y analistas que presumen de estar más cerca de la realidad y de no moverse por intereses políticos, y afirman que en 2013 alcanzaremos los 6 millones de parados y cerrarán miles de pequeñas y medianas empresas que hasta ahora habían logrado ir esquivando la crisis.

Lo más probable es que la verdad esté en el justo medio de lo que auguran unos y otros; mejorará algo la situación económica y la reforma laboral dará seguridad a las empresas y a medio plazo mejorará el empleo, pero en el 2013 habrá que sumar a las cifras actuales las miles de personas que pertenecen al sector público y que se quedarán sin trabajo porque el Gobierno mantiene su decisión de cerrar centenares de organismos que considera obsoletos y que en muchos casos fueron creados para colocar en ellos a personas afines al partido que gobernaba en España, en la autonomía o en el ayuntamiento de turno; organismos en muchos casos totalmente prescindibles. Rajoy y Sáenz de Santamaría son implacables en ese sentido: no piensan mantener nada cuyo trabajo se desarrolle en otras instancias o se pueda desarrollar en otras instancias. La reforma de las administraciones públicas es uno de los pocos puntos del programa electoral que este Gobierno piensa cumplir.

El nuevo año llega cargado de interrogantes, entre ellos el del empleo, lo que más importa a los españoles. Pero entre las incógnitas del 2013 está si Mas piensa continuar su línea independentista, si los sindicatos mantendrán su política de enardecer las calles, si los movimientos del 15-M y el 25-S seguirán expresando masivamente sus protestas en el entorno del Congreso de los Diputados, si se celebrarán primarias en el PSOE, si se celebrará el juicio a Urdangarín, si la Corona logrará superar definitivamente su crisis de imagen, si efectivamente fluirá el crédito tras las ayudas a la banca, si se producirá la prometida bajada de impuestos… Son muchos los frentes abiertos para un Gobierno que en términos generales ha decepcionado en el 2012 y necesita dar buenas noticias este nuevo año.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios