Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Próxima estación, Pino Montano

Las razones técnicas para revisar el proyecto eran meras actualizaciones

Había consenso institucional, técnico y ciudadano para realizar la línea 3 del Metro de Sevilla, de Pino Montano a Los Bermejales. O eso parecía. En las últimas semanas, con la excusa de actualizar el proyecto, se han abierto nuevas variantes. ¿Cómo lo hacemos, como estaba o con cambios? ¿Qué razones o excusas puede haber para hacer cambios en la Línea 3? En primer lugar, las razones técnicas expuestas para revisar el proyecto eran meras actualizaciones a instalaciones y otras modificaciones de ese tipo en la ciudad, como consecuencia del tiempo transcurrido desde la finalización del proyecto ejecutivo hasta nuestros días. Una prueba más de que el tiempo es dinero. Pero ha cambiado algo más, porque mientras la zona Norte de Sevilla sigue estable en población y usos, en la zona Sur, más allá de Los Bermejales, se plantean nuevas iniciativas urbanísticas y de crecimiento de la ciudad: la Ciudad de la Justicia en las vacantes oficinas de Abengoa en Palmas Altas y nuevas expansiones residenciales, arropadas por una nueva generación de centros comerciales. Y todo ello sin buenas comunicaciones por transporte público.

Próxima Estación, Pino Montano. Película de ficción. Escena 1. Interior día. Varios ejecutivos en un despacho de un moderno edificio de oficinas en Sevilla. Ejecutivo A: Hay que prolongar la línea 3, para que llegue hasta Palmas Altas. Sin eso tiene poca justificación llevar allí la Ciudad de la Justicia. Ejecutivo B: Pero puede parecer que los intereses inmobiliarios y comerciales diseñan el Metro, porque llegará al centro comercial y a las nuevas viviendas. Ejecutivo C: Tengo una idea, que se prolongue hasta Bellavista y el Hospital de Valme, así la línea unirá los grandes hospitales de Sevilla, Macarena, Virgen del Rocío y Valme y todos los juzgados. Ejecutivo A: Buena solución. Pero ojo con el presupuesto, que no puede incrementarse mucho.

Escena 2. Interior noche. Otro despacho en el mismo edificio. Sobre un plano, varios técnicos estudian las opciones para prolongar la línea 3. Voces en off. Todos los estudios ya realizados deben servir, aunque habrá que justificar técnicamente la ampliación, por población y otros argumentos. Pero ¿cómo se mantiene el presupuesto? Son muchos más kilómetros y tres estaciones más. Abaratando en otros tramos, por ejemplo, haciendo más kilómetros en superficie. ¿Y si pudiéramos evitar pasar por debajo en Bueno Monreal? Perfecto. Desde el Puesto de los Monos que vaya el Metro en superficie, por el centro de La Palmera hasta el final. Y además podemos poner otras cocheras después de la estación de Valme y así la línea se podrá comportar como dos medias líneas hasta el Prado y adaptar las frecuencias de paso de los trenes y su composición, a la demanda real de la población, los hospitales y de la Ciudad de la Justicia. Buenísima idea. Pero entonces, el tramo Pino Montano hasta el Prado lo hacemos como está y de inmediato, ¿no? Eso lo vemos mañana, es muy tarde. Cierre en negro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios