La ciudad y los días

Carlos Colón

Puede que tenga razón, amigo Mairena

SEGÚN la última encuesta de Mercer, las diez ciudades con mayor calidad de vida del mundo son Zurich, Ginebra, Vancouver, Viena, Auckland, Dusseldorf, Frankfurt, Munich, Berna y Sydney. De ellas, siete son europeas, suizas y alemanas. Otras ciudades europeas, como Copenhague (11), Amsterdam (13), Bruselas (14), Berlín (16) y Luxemburgo (17), alcanzan altas puntuaciones. España, con Barcelona en el puesto 42 y Madrid en el 43, aparece al final de la lista de 50 que se establece analizando el entorno social, cultural, económico y político; la sanidad, la educación, los servicios públicos y el transporte; el ocio, los bienes de consumo, la vivienda y el medio ambiente. Consuelo de ser la cola del león: estamos entre los últimos de los primeros del mundo.

Ninguna ciudad andaluza figura en este listado. En otra encuesta del año pasado, esta vez de la OCU, las cuatro ciudades españolas mejor valoradas por su calidad de vida fueron Pamplona, Bilbao, Gijón y Logroño; y las peor valoradas Las Palmas de Gran Canaria, Madrid, Vigo y Sevilla. Ahí lo llevas. Andalucía sí aparece en las encuestas del Eurobarómetro, con Málaga ocupando el puesto nº 13, seguida, en lo que a España se refiere, por Oviedo (18), Barcelona (38) y Madrid (61). Internacionales, europeas o nacionales: de Sevilla, ni rastro en las encuestas de calidad de vida. Salvo que hurguemos en las últimas posiciones. Nosotros tan contentos. Y el alcalde, más.

No digo yo que no debamos disfrutar nuestra ciudad en lo que de disfrutable le vayan dejando tener (cada vez menos). Pero con una conciencia crítica de nuestras carencias, cosa importante en los ciudadanos y fundamental en los gobernantes. No parece que sea así. El error de amor o la indiferencia de los ciudadanos y la cortedad de miras, carencia de facultades de gobierno y triunfalismo propagandístico de los políticos municipales hace necesario recordar lo que el sabio don Antonio Machado escribió en su dialogo entre Juan de Mairena y don Cosme, que hace pocos días oí recitar con su voz profunda al amigo Bañuls: "Que usted haya nacido en Rute, y que se sienta usted relativamente satisfecho de haber nacido en Rute, y hasta que nos hable usted con una cierta jactancia de hombre de Rute, no me parece mal. De algún modo ha de expresar usted el amor a su pueblo natal, donde tantas raíces sentimentales tiene usted. Pero que pretenda convencernos de que, puesto a elegir, hubiera usted señalado a Rute en el mapa del mundo como lugar preciso para nacer en él, eso ya no me parece tan bien, querido don Cosme. -En eso puede que tenga usted razón, amigo Mairena".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios