La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La Pura y Limpia, entre la gran bulla

Hasta donde abarcaba la vista y desde la atalaya que forman las gradas de la Catedral, el paisaje era de un mar de paisanaje desde la Puerta Jerez al Arquillo. Alrededor de las ocho de la tarde del día de la maltratada Constitución, la Pura y Limpia se abría paso desembocando desde Almirantazgo y allí no cabía nadie más. Si el otro día calificaba a Tetuán como si fuera un Domingo de Ramos sin cofradías, en esta ocasión hasta había un cortejo que se internaba como podía entre la turbamulta. No sé hasta cuando va a durar esta inflación de bullas, como desconozco si es que ya tiene fecha de caducidad, pero que se trata de un fenómeno que hace inhabitable la ciudad resulta innegable. Tampoco sé cómo seguirá de bullicioso este largo puente, pero que no saldré de la sorpresa por lo vivido la tarde de la Constitución en la avenida del mismo nombre es indudable.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios