Crónica levantisca

juan Manuel / marqués Perales

Raimon lo deja

RAIMON, el cantautor valenciano, se retira; a sus 75 años y con más de medio siglo en activo, dejará de cantar después de ofrecer 12 recitales en el Palau de la Música. Algunos lo agradecerán. Al vent nos ha dado la turra durante años y es que cada composición, incluida la Quinta de Malher, debería venir con un prospecto donde se marcase la dosis recomendada. Sospecho desde hace meses que la melankolía que sufre Pablo Iglesias se debe a que fue acunado con Quilapayún, Víctor Jara e Inti Illimani; oye que está bien, pero una tras y otra, y con tanto tambor y tanto coro, y a edades tan tempranas, pues eso, que te expones a criar a una criatura redicha que se hace, verdaderamente, intensa si, además, se bautiza con un nombre que rima en lo político con el primer apellido. Un predestinado. Los niños cantores de Podemos entonan en sus mítines canciones protesta del tipo Raimón, Pi de la Serra y María del Mar Bonet. Kichi y Teresa Rodríguez las entreveran con aromas de comparsa: allegro con pena.

A pesar de todo, me gusta Raimon. En 1968 reventó la Facultad de Económicas de la Complutense con un concierto que fue prohibido tres años antes. En la sección de Televisión de este periódico han definido a 1966 como el año en que nació todo. 1968 fue el año del Mayo francés, y el año en que Carrero Blanco creó la Organización Contrasubersiva Nacional (OCN) para enterarse de verdad, y no por los gobernadores civiles, de lo que estaba ocurriendo en la universidad. La OCN fue el prólogo del Seced, el primer servicio de inteligencia del país. Sus espías, que eran oficiales jóvenes de alta preparación, se infiltraron en las facultades y comenzaron a elaborar informes que ponían de los nervios a Arias. Algunos de aquellos militares realizaron grandes servicios a la democracia; otros se quedaron en el lado oscuro.

La Transición es una época fascinante, en su justa dosis, como Al vent, pero éstos de Podemos la han somatizado como una experiencia vital no vivida, están perdidos en su bucle melancólico. La izquierda siempre ha buscado modelos identitarios por el orbe, y los ha ido sustituyendo a medida que no le servían: la URSS, Cuba, la Libia verde de Gadafi, Bolivia, Venezuela, Grecia... Sólo con la madurez se llega a la conclusión de que fue en la Europa de los años 60 a los 90 donde estuvo lo mejor, aunque allí la lucha de clases se hubiera sustituido por una rivalidad parlamentaria entre socialdemócratas y socialcristianos. Y es eso a lo que llaman bipartidismo y Régimen del 78.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios