La tribuna económica

Joaquín / Aurioles

Recetas de confianza

LA reacción inmediata a la decisión del BCE de reducir el tipo de interés oficial al 3,75% tomaba derroteros tan desalentadores como los de la economía norteamericana en respuesta a la fuerte bajada de tipos de las primeras semanas del año. Ni la bolsa acusaba el golpe ni el interbancario se inmutaba, hasta el punto de que el pasado jueves el Euríbor a tres meses se situaba en un 5,39% sin precedentes. Es como si fuesen tipos de diferente familia, aunque tampoco debería extrañarnos que en estos tiempos cada uno vaya a lo suyo. Por un lado, el tipo de interés oficial, sólo atento a las expectativas de inflación y, poro otro, el interbancario mucho más huraño, afectado por la desconfianza que flota en el ambiente. Hay otros tipos, como el de los bonos o el de los préstamos personales o de consumo. Estos últimos ya cuestan más del 10% en intereses, mientras que el de los bonos depende de la confianza en el emisor. Los bonos privados se ven obligados a ofrecer rentabilidades elevadas para encontrar compradores, mientras que a los que emiten los estados les ocurre lo contrario, especialmente si son de fiar, como los norteamericanos, que han subido tanto de precio que la rentabilidad real que ofrecen es prácticamente nula, lo que significa que sólo hay razones de seguridad detrás de su demanda.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios