Las dos orillas

josé Joaquín / león /

Redefinición de la cultura

VIVIMOS en una sociedad marcada por la hipocresía y las políticas más partidistas. Por eso, aumenta el desencanto en la población. Pero todavía hay diferencias. En el mundo de la cultura, unos (del PSOE) hacen lo que les da la gana y otros (como Wert el del PP) se llevan la mala fama. La Junta de Andalucía se puede cargar el CAT (Centro Andaluz de Teatro) para "redefinirlo", o la Diputación retirarse del Teatro de la Maestranza. La Unión de Actores ha protestado y ha pedido la continuidad del CAT. Pero en Sevilla no aparece nadie como Candela Peña, en la fiesta de los Goya, con sus afirmaciones demagógicas (después se vio que falsas), ni hay una Maribel Verdú para criticar el problema de la vivienda después de anunciar hipotecas bancarias. En la cultura sevillana se traga bastante, no sea que vengan más recortes. Distinto hubiera sido si esto se le ocurre a Wert, en vez de a un consejero de Griñán.

"Un pueblo que no ayuda y no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo". Esta frase es de Federico García Lorca y sirve de bienvenida en la web del Centro Andaluz de Teatro, dependiente de la Consejería de Cultura. Pues que se apliquen el cuento lorquiano. El CAT era el buque insignia del teatro andaluz. Otra cosa es que no siempre diera un nivel aceptable. La Junta decidió cargárselo, aunque después el consejero Luciano Alonso ha matizado que harán "una redefinición".

Algunos preguntarán si las instituciones públicas deben patrocinar compañías de teatro. Hay que explicar que sí. Las grandes obras necesitan muchos actores y presupuestos importantes, que las compañías privadas no afrontan por sí mismas. Si nos cargamos las grandes compañías apoyadas por el Ministerio, o el CAT, sólo nos quedará un teatro de monólogos, que nada más necesitan un actor como El Brujo o Verónica Forqué. Y a Calderón se le hundirá la barca sin que nadie lo rescate.

La cultura en Sevilla será muy mediocre si se cuestionan los avances que llegaron con la Expo 92. El Teatro de la Maestranza también está en el punto de mira. Las instituciones están deseando retirarse. El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, dijo que no financiarán nada en el Maestranza porque ese dinero "hace falta en los municipios" para el tejido empresarial cultural. Hay otras prioridades. La única política cultural que ahora interesa es la de andar por casa con los amigos. O la fidelidad de los demagogos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios