PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Regalos que Sevilla se debe

CUANDO usted lea este artículo ya habrá tenido en sus manos otros papeles. Los de envolver regalos y desvelar sorpresas. Le imagino reconfortado por lo que ha tocado en suerte y, sobre todo, por vivir con los pequeños de la casa su amanecer más emocionante. Permítame que, ahora, cuando el rito se ha materializado y los magos vuelven al armario del que no saldrán hasta dentro de un año, comparta con usted lo que creo que Sevilla debe regalarse a sí misma.

De entrada, un manual de urbanidad. Sé que resulta extraño que una ciudad haya de apuntarse a un curso de educación para la ciudadanía. Pero la informalidad se está contagiando más que la gripe. Los altos cargos políticos no sólo destilan una impuntualidad proverbial en actos y convocatorias, sino que están dirigiendo a la ciudad de tal manera que toda ella llega tarde a sus citas más atractivas. La costumbre degenera en costumbrismo. Y hace maridaje con la cultura de avisarlo todo a última hora, seguida de la posterior queja lastimera echándole la culpa a los demás de que casi nadie haya acudido a lo que casi nadie ha podido enterarse.

A continuación, un libro de autoayuda para anular la sensación de sentir vergüenza por hacer algo y que deje de convertirse en la vergüenza ajena por lo que no se hace. Piense en la cantidad de gente que no se inclina a recoger los excrementos de su perro. Los deja atrás y pasan a centrar la mirada (y el olfato) del prójimo. Y lo tienen más fácil con los expendedores de bolsas gratuitas que ha instalado el Ayuntamiento.

Además, una escala de prioridades para que se debata más el traslado de las inversiones a los barrios que el de las casetas feriantes al Charco de la Pava. Que el mayor interés por dar opciones a los jóvenes no sea montarles un botellódromo. Y un sensor de infrarrojos para contabilizar cuántas veces cogen los concejales el Metro después de que se les fotografíe en su inauguración.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios