Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Regresión

LA televisión en abierto de siempre, esa que cazamos a diario recostados en el sofá, es un ejemplo de todas esas regresiones que, unas de manera evidente y otras de forma más imperceptible, van deteriorando los servicios y dejan de ser lo que fueron. O más bien lo que podían haber sido. La TDT, aquel iluso abanico de pluralismo y diversidad, alcanzó el esplendor poco meses después del big bang del encendido digital de abril 2010. Después fuimos perdiendo botones del mando, por pura rentabilidad económica, como la MTV o Marca TV, mientras proliferaban las cadenas piratas de cartomantes y tipejos sacacuartos. Menudo control de la Junta, la que en su día regateaba los múltiplex locales.

Dentro de dos semanas perderemos cinco canales, algunos de ellos con cierta vocación divulgativa, como Xplora. Todo por un error administrativo del Gobierno condenado en los tribunales y que finalmente castiga a las empresas y en última instancia, a los propios espectadores. Y todavía tendrán que perderse más cadenas por el camino tecnológico, con el dividendo digital; y por la vía judicial, con un segundo recurso.

En poco tiempo nos podemos quedar como en los tiempos del tardofelipismo, cuando a regañadientes se abrió la ventana a las cadenas privadas, afectas y afines. Tendremos en el mando a Telecinco o a Antena 3, pero ya no podremos poner la mano en el fuego por las contestatarias La Sexta o Cuatro. Tal vez un día nos las borran todas, con cualquier excusa, con que son telebasura, y tendremos que apurarnos el bolsillo con las plataformas de pago. Desandaremos la senda, desaparecerán las privadas en abierto y también las autonómicas, que todos dicen ahora que son muy caras. Y volveremos a tener dos canales: uno que cierre en la sobremesa y otro que empiece al anochecer. El que no pueda pagar, que se conforme con el Telediario y de vez en cuando el Un, dos, tres y alguna serie americana, pero sin abusar, que hay que controlar el gasto. Volveremos a la carta de ajuste y nos ajustarán las cuentas con el No-Do.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios