Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Revitalizar la Copa, un objetivo necesario

Hay que encontrar la fórmula adecuada para que el torneo del K.O. se vea a salvo de 'bolos'

Suele ocurrir y no es bueno, pues cuando al fútbol se le quita el efecto competitivo, ese efecto que tiene a la igualdad como elemento imprescindible, pierde todo interés. Se me puede rebatir con la especie de que la sorpresa sigue saltando, que David se impone a Goliath con cierta frecuencia, no mucha, pero convengamos que el carrusel del miércoles rozó la comicidad. Y eso que Luis Enrique sacó una tropa que cuajó en excepción de la velada.

Los choques de los dos colosos de Madrid y del Sevilla fueron sendas milongas que no resisten el menor análisis. Tres bolos sin una pizca de interés por culpa de la sideral distancia existente entre tres equipos de Champions y sus rivales. El Madrid con la Cultural Leonesa, el Atleti con el Guijuelo y el Sevilla en Formentera fueron tres colisiones tan desiguales que sus resultados fueron como los que proporciona la colisión de un camión de alto tonelaje con una bicicleta.

Hay que buscar denodadamente la fórmula que le devuelva el interés a la Copa del Rey. Que se lo devuelva en estas eliminatorias preliminares, pues ya se sabe que cuando se enfila la final, el interés se multiplica para que el torneo adquiera su relevancia natural, la de decano de las competiciones españolas. Por ordeno y mando de los clubes que mandan a su antojo en nuestro fútbol, se abolió la muerte súbita en evitación de riesgos, que los hubo y en abundancia.

Y esa abolición tampoco creo que haya sido la causa de la pérdida de interés. En tiempos muy pretéritos, la Copa se jugaba cuando finalizaba la Liga y sólo intervenían los equipos de Primera División. Entonces estaba asegurado el interés, pero sólo en la élite y no era justo que el resto del fútbol español se quedase mirando el banquete. Por tanto, no sé cuál será la fórmula que revitalice la Copa, pero lo del miércoles fue una charlotada que sólo edulcoró el Barcelona.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios