Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Riazor y San Mamés en una sugerente sabatina

ENTRE la basura que se desprende estos días del fútbol, con ese Osasuna que un día se libró de ser sociedad anónima en el corazón de la podredumbre, amanece una sabatina sugerente. Dos partidos reclaman nuestra atención, los que se librarán en Riazor y seguidamente en San Mamés. Por cierto, escenarios que pueden dar mucho de sí para esa caza de brujas que mantiene el dúo Cardenal-Tebas respecto a los cánticos en las gradas.

Por orden cronológico, lo de Riazor. El estadio coruñés no es, precisamente, territorio comanche para el Sevilla, ni mucho menos. Los dos sectores más radicales, o como se diga, del deportivismo y del sevillismo están hermanados desde el 92 y eso hace que las comparecencias del Sevilla sean bien recibidas en dicho recinto. Además, la distancia entrambos es tan acusada ahora que raro sería que la tropa de Unai no vuelva de Galicia con todo el botín en la valija.

La hazaña de Alemania y el buen nivel ofrecido ante el Atleti dan mucho pie a pensar que el Sevilla va a acortar distancias con sus predecesores, ya que mañana será imposible que ambos, Atleti y Valencia, ganen. Y tras el duelo junto a la bahía de Orzán, el que va a librarse en San Mamés. Partido de órdago a la grande entre un Athletic eufórico tras lograr el pase a su enésima final de Copa y un Madrid que ha visto cómo el empate ante el Villarreal le ha devuelto a las dudas.

Veo favorito al Realísimo igual que veo al Sevilla en su pleito gallego. Por cierto que habrá que estar muy atentos a ver qué denuncias se producen sobre comportamientos de aficionados más o menos impresentables. Hasta ahora, San Mamés sigue virgen y eso que allí suelen producirse los cánticos más nefandos. Pero qué más da que da lo mismo, lo importante es lo que pasa en la hierba y no en el cemento, lo que hagan los futbolistas y no los espectadores. Fútbol es fútbol y punto.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios