Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Robin

LA cocina sin gilipolleces, a degüello, sin pamplinas. David de Jorge lo afirma muy claro cuando agrega ingredientes a la olla, ese utensilio siempre dispuesto a rimar. El cocinero de Telecinco es pura campechanía y le han sentado muy bien los 140 kilos que ha descendido de peso desde que se embadurnaba de guarrindongadas en la televisión vasca. Su estampa sigue siendo generosa, pero neutraliza a cualquier espectador que sintiera repelús.

David, Robin Food, siempre presto a ayudar a los pobres, a los pobres novatos, ha aterrizado poco antes de que se asome su tocayo Cantero y es un buen sitio y hora para que nos hable de la comida, de hacerla bien y lustrosa, sin las acrobacias de los concursos de Chicote y sin postureo sibarita. Materia prima y arrebato por cocinar, el binomio más efectivo para comer en casa y comer bien. Es un punto intermedio entre las mojigangas de Arguiñano, el más pulcro de la pantalla, y la contención de Enrique Sánchez, el de Canal Sur. La suerte es que estos cocidos no se solapan en la programación. Está claro que Telecinco no lo iba a echar a pelear a la misma hora que el de Zarautz, que tiene enfrente a los tronistas. Entre los juicios de mentirijillas de De buena ley y las ensaladas de pochas del Atracón todos hemos salido ganando, incluso Sandra Barneda.

Este chef demuestra que es un vasco de los inteligentes: es un fan de los productos andaluces, le gusta venir por aquí y conoce todo lo bueno que hacemos por estos lares tan olvidados durante siglos de las guías y de los gourmets. Eso dice mucho de este Robin, que también ha comenzado a hacer recetas pensando en las calorías y sabe dejar el sitio a los supermaestros como Martín Berasategui. En sus recetas nos echa el brazo por el hombro y nos cuenta medidas bien conocidas por todos como "a cascoporro".

Los peroles sin rastro de pitiminí. Sin gilipolleces. Es verdad, ya lo ha reconocido el inmenso David.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios