editorial

Rubalcaba consuma el giro socialdemócrata

LA campaña real de las próximas elecciones generales arrancó ayer con fuerza con la nominación de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato del Partido Socialista. El discurso que pronunció ayer en Madrid buscaba dos objetivos. El primero era puramente interno, y le resultó satisfactorio. Tras la derrota de las elecciones municipales, con un Gobierno amortizado y un presidente en retirada, los socialistas salieron bastante satisfechos después de oír al que ya es su líder, con independencia de que aún no sea ni jefe del Ejecutivo ni secretario general. El segundo tenía a la ciudadanía como objetivo. Ya había anunciado que más que propuestas, marcaría prioridades, y las definió: crear empleo antes de que la economía recupere brío, cambiar el sistema productivo del país, asentar el Estado del bienestar y mejorar la calidad democrática. No obstante, en algunos asuntos bajó a la arena con algunas propuestas concretas: la recuperación de un impuesto para los grandes patrimonios y la imposición de uno nuevo sobre los beneficios de la banca y de las cajas; el retorno de algún control del Estado sobre el urbanismo; el acotamiento del dinero que las comunidades autónomas reciben para sanidad asegurado mediante un criterio finalista, o la propuesta de un cambio del modelo electoral, sobre el que apuntó al alemán, cuyo resultado es más proporcional. Acertado estuvo cuando aseguró que el sistema educativo español es el mejor para formar funcionarios, pero no emprendedores, y aunque resulte paradójico su no propuesta sobre educación fue de lo más razonable: se comprometió a no cambiar ninguna ley más en este campo. ¿Cuántas reformas educativas ha tenido España? Rubalcaba consumó el giro socialdemócrata de su partido con una frase que lo resume: "Quienes no han sufrido la crisis colaborarán para que todos salgamos". Ésa es la apuesta del PSOE para estas elecciones, aunque su candidato tendrá un importante escollo que resolver. Si esto es lo que quiere, ¿por qué no lo impulsó desde el Gobierno de donde proviene? Además, la lucha inmediata contra el desempleo, que será el objeto principal de la campaña, necesita de más propuestas que un impuesto sobre la banca o el patrimonio para conseguir dinero. Rubalcaba busca la reconciliación con su electorado tradicional con este discurso socialista e hizo guiños al Movimiento del 15-M, pero la asignatura casi exclusiva será el empleo. Faltan meses.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios