Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Rubias inesperadas

Mantengamos la llama del desenfreno, ahora que el puritanismo nos ataca incluso a los más modositos

Entra una rubia platino y me besa. No me repongo de la sorpresa ni cuando atisbo, entre los dorados mechones de su pelo, que se trata de mi mujer. Ese detalle no quita la efervescente promiscuidad de estar siendo besado por una rubia despampanante cuando esta mañana se despidió de mí una castaña misteriosa, que no estaba nada mal tampoco. Me abandono en los brazos de la voluptuosidad y la disipación.

Las mechas me encienden. Gracias al tinte estoy actualizando a Chesterton. Él notó: "La variabilidad es una de las virtudes de la mujer. Evita el crudo requerimiento de la poligamia. Tanto tiempo cuanto se tenga una buena esposa, se estará seguro de tener un harén espiritual". Puede que las mujeres también nos encuentren a nosotros muy variables y se sientan a su vez en otro harén espirituoso, ellas sabrán, pues según Carmen Calvo, que piensa que no tiene un pelo de tonta, conocen cómo funcionamos a la perfección (lo conocen perfectamente, no que funcionemos tan bien, eh, ojo). Eso, con todo, lo tendrán que decir ellas y yo no quiero meterme en su campo de estudio. Ni salirme (um, ni hablar) del mío.

Lo que sí importa es que mantengamos la llama del desenfreno, ahora que el puritanismo nos ataca incluso a los más carcas y desde donde menos se le esperaba. En El Sr. Marbury, la primera novela de Alfonso Paredes (Gijón, 1976) se da un paso más, de gran atrevimiento. Cuenta el novel novelista cómo un niño de cuatro años se declara: "Mamá, yo de mayor me voy a casar contigo. -No, hijo, eso no puede ser: yo soy tu madre. -Ah, bueno. Entonces me casaré con Paulina. -No, hijo, no puedes casarte con tu hermana mayor... ni con ninguna de tus otras hermanas: no te puedes casar con nadie de tu familia. -Ah, ¿no? Pues tú estás casada con papá… y sois familia".

En conclusión, el matrimonio más clásico, de un modo retroactivo, revienta hasta los tabús más freudianos, como puede atestiguar incluso un niño de cuatro años. Qué desenfreno. Alguno pensará que todo esto lo escribo en broma, pero qué va. Lo escribo tras la sorpresa de la rubia platino, que ha sido bastante seria. Lo escribo convencido de que la aventura de vivir al borde del placer, de la risa, de la emoción, de la libertad y del escándalo es algo que, al final, contra todo pronóstico, vamos a terminar teniendo que defender los más modositos. Lo escribo porque está claro; pero, si ustedes todavía no lo ven, al tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios