Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Un San Antonio entre el dolor y el gozo

El adiós de Serra y el reconocimiento a Rafa Gordillo, alfa y omega en la historia del Betis

Este día de ayer, San Antonio de pitón a rabo, pasará a la historia del Betis con carácter de efeméride. Un día que registró dos hechos para la historia del club, uno doloroso y el otro pleno de gozo. Uno, el doloroso, era que decía adiós un mito del sevillanísimo club de las trece barras con corona; el otro, el retorno para siempre de una fábrica de hacer béticos a sus orígenes, a su barrio querido, para entrar en su nomenclátor urbano.

Yendo por orden arranquemos por la parte dolorosa de la jornada, con la despedida de un hombre que no ha podido revalidar en los despachos lo que bordó con chándal y bigote. Se va Lorenzo Serra y lo hace sin acritud, dolorido hasta lo más hondo del alma, pero sin hacer sangre y, lo que es mejor, sin enchufar el ventilador. Una vez más en su vida, Lorenzo rezumó beticismo, aun sin comprender por qué se tiene que ir antes de tiempo ni por qué las cosas son como son.

Un capítulo doloroso, pero que con buena voluntad por parte de todos no debería entorpecer el crecimiento de un club en clara progresión. Y desde allí, al acto amable de la jornada, a la inauguración de una glorieta que lleva el nombre de Rafael Gordillo, la mayor fábrica de béticos que el club disfrutó desde su nacimiento. Gordillo, que ha estado en las duras y ahora en las maduras, ha obtenido el reconocimiento merecido con este retorno de por vida a su casa.

Se pasaba del adiós de un mito al homenaje a otro que se apagó justamente cuando el primero llegó al banquillo bético hace un cuarto de siglo. Y hubo años, muchos años, de distanciamiento sin aparente vuelta atrás hasta que esa vuelta atrás se dio con la llegada de Serra por tercera vez a la nave verdiblanca. Y en estos dos años, quizá lo más positivo no haya sido volver a Europa sino la reconciliación de dos figuras tan rotundas en la historia del Betis como son Serra y Gordillo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios