La ciudad y los días

carlos / colón

San Juan de Dios vive

JUAN Ciudad ONGD fue creada en 1991 por los Hermanos de San Juan de Dios para luchar contra la pobreza a través de la creación y mejora de servicios de atención sociosanitaria en países del Tercer Mundo. Actúa en Senegal, Sierra Leona, Liberia, Ghana, Togo, Camerún, Kenia, Mozambique, Malawi, Zambia, Madagascar, Honduras, Cuba, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Brasil, India, Timor Oriental y Filipinas.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios -a lo peor hay que recordarlo- fue creada en 1572 por los discípulos y seguidores de San Juan de Dios. San Juan de Dios -a lo peor también hay que recordarlo: ser santo expulsa hoy de los libros de historia- fue un portugués de buen corazón antes y después de su conversión (la bondad preexiste a la conversión y conduce a ella) que se produjo oyendo un sermón del San Juan de Ávila. Dejó su oficio de librero (otro detalle simpático del santo) que ejercía en Granada y, de forma parecida a San Francisco de Asís, vagó medio desnudo por la ciudad entre las burlas y hasta las pedradas de quienes nunca entienden que el cristianismo es una locura de amor. Tras varias peripecias, entre ellas ser recluido en un manicomio, prometió ante la Virgen de Guadalupe dedicarse al cuidado de los pobres y los enfermos. De regreso a Granada, apelando a la caridad, abrió su primer hospital, en el que desarrolló formas humanitarias, insólitas para la época, de atención a los enfermos. Murió en 1550 de una pulmonía tras tirarse al Genil para salvar a un joven que se estaba ahogando.

1550, 1572, 1991, 2014: el tiempo es muy relativo en lo que a las cosas de Dios se refiere. El domingo pasado falleció el hermano de San Juan de Dios Patrick Nshamdze, director del Hospital de San José de Monrovia (Liberia), víctima del virus del Ébola. En este hospital trabajan los hermanos de San Juan de Dios Miguel Pajares (español) y George Combey (ghanés), las misioneras de la Inmaculada Concepción Juliana (española), Chantal (congoleña) y Paciencia (guineana), y Eugene, el administrador (ghanés). Todos están aislados y ayer se supo que el hermano Miguel, de 75 años y con una afección cardíaca, y dos de las religiosas -Chantal y Paciencia- tienen el virus del ébola. ¿Qué ha llevado a estas hermanas y este anciano religioso allí? Lo mismo que llevó a San Juan de Dios a dejarlo todo por los enfermos: el amor al Dios que manda amar hasta el extremo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios