La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

San Telmo cambia la fecha de precepto

Monseñor Bendodo podría dar su plática los lunes y obligar a Montero a responderle desde Madrid

Poco han tardado en el Palacio de San Telmo en cambiar la fecha de celebración de los consejos de gobierno. Pedro Sánchez y su hiperpoblado Ejecutivo, con más figuras y figurones que el espectáculo de Cortilandia, ha elegido los martes para sus solemnes reuniones, esas en las que siempre aparecen esas maravillosas jarras de agua, las tabletas digitales y los códigos que son como las enciclopedias de sus estanterías: nadie las consulta nunca, pero los lomos con letras doradas quedan la mar de bonitos para decorar la estancia. Ya no hay viernes sociales, sino martes sociales en la Moncloa. El presidente Moreno cambia el día de la foto semanal de su gobierno, no puede ni debe coincidir su cónclave con el de la nación. Los martes de precepto con monseñor Bendodo deben ser los lunes o los miércoles. Estoy viendo ya a don Elías comenzar la semana arreándole a la ministra Montero con su último hallazgo de los 37 años de gobierno socialista, lo que obligaría a la mismísima portavoz del Gobierno de España a responderle a las veinticuatro horas ante toda la prensa de la Villa y Corte. En San Telmo han de aprovechar que la portavoz de Pedro Sánchez es una andaluza que dejó las cuentas autonómicas con déficit y que está en las quinielas para la candidatura de la presidencia de la Junta. La otra opción es celebrar los consejos de gobierno el miércoles o el jueves, una vez que ya se conocen las decisiones de los señores ministros (previsiblemente disparatadas) y poder responder a ellas en clave andaluza. ¡Una oportunidad que no debe perder el Gobierno de coalición andaluz! Todo esto mientras Susana Díaz sigue bajando en índices de popularidad entre los votantes socialistas. El último estudio indica que el rechazo a la trianera se ha disparado al 70%. Celebrar los consejos de gobierno el mismo día y a la misma hora que el consejo de ministros sería un error político. El Gobierno andaluz debe marcar la agenda política de Madrid todo lo que pueda. Mejor sería ir por delante que a remolque, asegurarse el eco nacional y elevar plegarias para que Susana Díaz aguante todo lo que pueda en el cargo. Susana es Chaves y Griñán, el caso de los ERE y todos esos lastres a los que seguir sacándole partido. Andalucía ha sido siempre el fortín del socialismo. El PP necesita ocho años en el gobierno para consolidar las reformas tanto como que Ciudadanos no se hunda. Cambiar la fecha de precepto es conveniente para ese juego que insta a la confrontación con Madrid. Distinto será el fuste de los asuntos escogidos: si cajas fuertes o vacunas fantasmas. No hay dos misas con una misma plática. Eso ya dependerá de monseñor Bendodo y su concelebrante invitado. Doctores tiene San Telmo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios