Visto y Oído

Antonio / Sempere

Sensatez

ESCUDRIÑO con curiosidad la parrilla de programación de las próximas semanas. Debido a la antelación con la que se hacen públicas todavía pueden existir cambios. Pero me llevo una grandísima alegría que no me va a quitar nadie. La 2 recupera la franja que se mueve entre las 9 y las 10 de la noche para ofrecer contenidos culturales de producción propia. Bravo. Nunca es tarde si la dicha es buena. Contenidos propios son Días de cine, que se ubica los jueves a esta hora. Del mismo modo que contenidos propios son Página 2, La mitad invisible, Atención obras o Imprescindibles. En estos casos recuerdo las palabras de mi colega Cipriano Torres, crítico televisivo en vena, cuando en nuestras antiguas conversaciones se refería a La 2 como la cadena cuya programación no ofende.

En aquellos años yo le tildaba de exagerado. ¿Cómo puede ofender la televisión? La habrá más o menos buena, más o menos acertada, pero nunca merecerá ese calificativo que aplicamos a las personas malignas o energúmenas. Pero el tiempo dio la razón a Cipriano, más pronto que tarde. Y un buen día fui yo en mis propias carnes el que me sentí ofendido por lo que vi y oí en según qué canales, nada sospechosos de ser ignorados por la audiencia.

De ahí que para mí sea muy buena noticia el hecho de que la televisión que no ofende, la que cultiva las mentes, invita a la reflexión y entretiene sin bajar ni un ápice el listón, vuelva por sus fueros a ocupar un hueco en los horarios más cómodos. Y luego, cada cual que decida qué ve. El espectador tiene la última palabra. Y el mando en la mano. Pero que sepa que a partir de ahora, mientras cena, puede encontrar una oferta que le va a ayudar y mucho a hacer la digestión.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios