Firma sindicada

FERNANDO / JÁUREGUI

Septiembre puede cambiar todo

CASI todo había quedado aplazado para septiembre. Ya ha llegado. Pocas veces recuerdo que el inicio de un curso político y económico haya venido tan cargado de mudanzas, aprensiones y presiones como este que comienza ahora. Las felices y despreocupadas vacaciones dan paso a un periodo muy preocupante, tanto en el plano internacional como en el orden doméstico. Ahí es nada el planteamiento de la Diada, la posible comparecencia del ex honorable Pujol ante el Parlament, el anuncio de las futuras actividades de Josep Antoni Duran y los vaivenes de Artur Mas y su entorno. Eso, para centrarnos apenas en el problema catalán. Pero hay otras muchas cosas en el horizonte.

Por ejemplo, lo que haya resultado de las meditaciones regeneracionistas del nuevo secretario general socialista, Pedro Sánchez, en su retiro agosteño: ¿qué ideas nos trae? He dicho muchas veces que, aún más que en Rajoy, el futuro de la regeneración política que tanta falta nos va haciendo descansa en el PSOE. El PP está atento a su propio rendimiento ante las elecciones de la próxima primavera y su estrategia es, por tanto, conservadora; el PSOE tiene casi que reinventarse, ilusionar de nuevo, combatir lo que no está bien. Ya veremos cómo evoluciona esa tan contestada propuesta de reforma electoral municipal, pero dudo de que los populares se atrevan a hacerla aprobar en solitario. Como dudo de que, con Diada masiva o sin ella, con la independencia escocesa vencedora o -creo que más probable- perdedora, Artur Mas ose seguir adelante con la promesa de llevar adelante la consulta de noviembre, que no se celebrará. O, si se celebra, será una pantomima sin el menor valor.

Ha llegado, con el nuevo curso, la hora de que hablen los líderes políticos. Mas ya lo ha hecho, a su insignificante manera. Sánchez y Rajoy, no: tienen ahora una espléndida oportunidad que al menos el líder socialista ya ha anunciado que aprovechará, confiemos en que para bien. Porque ya no están los tiempos como para seguir dando más vueltas a la noria sin aportar agua. Algo tendrán que ver con las viejas y estériles rutinas esas encuestas que se van publicando, que serán más o menos fiables, pero nos dicen que un fenómeno como Podemos, que nadie parece saber por dónde agarrarlo, asciende como una flecha a costa de todos los demás menos del PP, que, entre datos económicos y visita de Merkel, ha tenido un buen verano y se recupera algo, solamente algo, en el aprecio del electorado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios