Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Un Sevilla-Atleti siempre es lo que fue

BUENA hora, buen cartel, partido grande en Nervión, uno de esos clásicos que registra la Liga, su historia y su leyenda. Un Sevilla-Atlético de Madrid siempre fue sinónimo de partidazo, incluso cuando ambos no vivían tiempos de vacas tan lustrosas como las de ahora. Un Sevilla-Atlético lleva en la barriga todos los ingredientes para que no sólo no pase desapercibido entre el bosque liguero, sino para que sobresalga de forma espectacular.

El partido entre estos dos clásicos cobró un plus de rivalidad cuando cierto domingo de una lejana Feria, el Sevilla viese estupefacto cómo una Liga se le iba a causa de una decisión arbitral. Una decisión que jamás se aclaró si fue acertada o no. Los medios eran los que eran, la moviola no estaba ni se le esperaba y aquella decisión de un par de catalanes, el árbitro Azón y linier Saz, sólo sirvió para hacer campeón al Atleti y para germinar una rivalidad que aún continúa.

Reaparece el Sevilla tras su noche gloriosa en la cuenca del Rin. Olvidado ya el mediodía nefasto de Anoeta, la tropa de Unai vuelve por la puerta grande para encontrarse con otra tropa que también se las gasta de cualquier manera. Pero para bien del Sevilla hay que decir que el Atleti se encuentra en un momento no tan pujante y quizá sea el más dubitativo de cuantos pasó bajo la batuta de Diego Simeone. Las derrotas de Vigo y de Leverkusen así lo hacen parecer.

Incluso aparece descolgado de la lucha por renovar el título tras haber tocado el cielo con las manos goleando a su rival de toda la vida. Hoy, a la estupenda hora de las siete de la tarde y bajo una temperatura rayana en lo confortable, el Sevilla se encuentra con la necesidad de ganar para seguir optando a Champions. Son dos cuñas de parecida madera las que colisionan hoy en Dato y si de siempre tuvo miga un Sevilla-Atleti, lo de hoy no es menos, qué va a ser menos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios