Fragmentos

Juan Ruesga

Sevilla aprecia cuanto ignora

Inauguración de la exposición 'Murillo y su estela en Sevilla' Inauguración de la exposición 'Murillo y su estela en Sevilla'

Inauguración de la exposición 'Murillo y su estela en Sevilla' / Antonio Pizarro

Cómo podemos interpretar el dato de que solamente el 13% de los sevillanos reconocen haber asistido a alguna de las actividades organizadas en el Año Murillo? La cifra la ofrece el Barómetro Socioeconómico de Sevilla de enero de 2018, del Centro Andaluz de Prospectiva y la Cámara de Comercio, que nos dice que la valoración por los asistentes de las exposiciones y actos del Cuarto Centenario del nacimiento de Murillo es muy positiva en general, aunque la asistencia es muy baja hasta el momento de la encuesta, enero de este año. Ya han pasado muchos meses desde la realización de la consulta de datos y parece que los datos de asistencia de los sevillanos han subido hasta el 30%. Pero, si todos sabemos que los sevillanos apreciamos la obra del pintor Bartolomé Esteban Murillo, ¿cómo es posible este dato de baja asistencia de los sevillanos a las exposiciones y otros actos del año homenaje al pintor sevillano?

Es verdad que las exposiciones realizadas en el Museo de Bellas Artes y en la Catedral han sido un éxito de público y las más visitadas por los sevillanos, pero en mucha mayor medida por visitantes y turistas. Claro que esta característica no es exclusiva de Sevilla. Según nos dice el Observatorio Cultural de Andalucía (2016), sólo visitamos los museos de nuestra comunidad cuando hay exposiciones temporales y los visitantes se dividen aproximadamente en tres tercios: locales, españoles y extranjeros. No sorprende, ya que sólo el 40% de los españoles visitamos museos y exposiciones habitualmente, según el Anuario de Estadísticas Culturales 2017 del Ministerio. Y me parece un buen dato comparado con los españoles asistentes a conciertos de música clásica, que sólo son el 9%. A pesar de todos los esfuerzos en crear auditorios, teatros, museos, orquestas, festivales, bienales, exposiciones conmemorativas y otras actividades culturales, más parece que son oferta para el turista o visitante que para el disfrute de los vecinos de nuestras ciudades.

A pesar de todas las campañas educativas y visitas de escolares a los centros de producción cultural, aún estamos muy lejos. Habrá que insistir y poner más medios. En Sevilla tenemos monumentos a los pintores que decimos admirar y apreciar: Velázquez, Murillo y Zurbarán. Tres estimables esculturas situadas en bellas plazas de nuestra ciudad. ¿Podemos decir dónde están? Sí, ya sé que usted lector, lo sabe. Sólo era un ejemplo. Quizás la clave esté en lo que ignoramos. ¿Por qué decimos que apreciamos, que queremos, aquello que, en cierta medida, no conocemos? ¿Por tradición, por cultura oral, por una especie de cápsula que nos protege de la ignorancia más absoluta, que antes se llamaba cultura general y que ahora no sabemos cómo podríamos nombrar?

Pero volvamos al Año Murillo. Aún hay tiempo de visitar muchas exposiciones y nuevas actividades dedicadas al pintor sevillano, a su tiempo y a su influencia artística. Pueden informarse en www.murilloysevilla.org. Rompamos las estadísticas. Como decían los viejos reclamos de ventas: “Eviten las aglomeraciones y no lo dejen para el último momento”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios