La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Y Sevilla iba al compás de su zancada

Era como una mañanita de Corpus, pero menos calurosa y a lo bestia, con el fervor que inspira el Señor abarcando la ciudad desde ese epicentro que se halla en San Lorenzo hasta el levante, hasta allí donde el sol aparece a diario en esta Sevilla nuestra. Sevilla se había echado a la calle para acompañar a Dios, a esa imagen de Dios verdadero que se llama Gran Poder. Sevilla en pleno se echó a la calle para que el Señor se sintiera acompañado en ese trajín evangelizador que va a tenerlo lejos de su casa hasta el que se prevé glorioso sábado 6 de noviembre. Fui con prisa al encuentro del Señor para ir con él desde el punto de partida en San Lorenzo hasta la antigua Universidad. Y era motivo de gozo grande ver cómo la ciudad andaba al compás de la zancada del Cisquero, que era como en una mañanita de Corpus, pero con menos calor y más gente, mucha más, toda Sevilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios