En los medios

Luis / Nieto

Y en Sevilla, en el olvido

ME alegro enormemente de que a Paco Camino, torero legendario reconocido en el orbe taurino, le rindan merecidos homenajes en este año en el que ha cumplido medio siglo de alternativa -17 de abril de 1960-. A estas alturas todo el mundo conoce sobradamente que el Mozart del toreo -así se le ha considerado por su innata capacidad para el toreo y sus cualidades artísticas- ha sido uno de los diestros más geniales de la historia, que toreaba con gusto tanto con el capote como con la muleta y que se distinguió como uno de los mejores intérpretes de la suerte suprema.

La Comunidad de Madrid, que ya le distinguió por la citada efeméride, ha organizado otro evento con motivo de su tarde histórica en la Monumental de Las Ventas, dentro de la Corrida de Beneficencia del 4 de junio de 1970, que quedó grabada en los anales de la tauromaquia y en la que estoqueó siete toros y cortó ocho orejas.

Increíblemente, para la Junta de Andalucía, las Bodas de Oro de Camino -sevillano nacido en Camas el 14 de diciembre de 1940- con el toreo no han sido tenidas en cuenta. El Ayuntamiento de Sevilla, que tuvo el gran acierto de realizar una magna exposición de Curro Romero, con ese motivo, tampoco se ha acordado de El Niño Sabio de Camas. Claro, que no es nada nuevo. Algo parecido sucedió por parte de ambas instituciones con Diego Puerta cuando se cumplió su medio siglo con el toreo. Por cierto, la Junta todavía le debe la Medalla de Oro de Andalucía al Espartero del siglo XX, quien posee uno de los palmarés más importantes de la historia del toreo.

Supone una gran injusticia que estos dos grandes maestros, que llevaron el nombre de Sevilla y Andalucía por todo el mundo, sean reconocidos constantemente en otras latitudes y, aquí, en su tierra, la Sevilla y Andalucía político-institucional (que no los aficionados) se empeñe en postergarles al olvido.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios