Sevillanos en Madrid

A los sevillanos de la Corte se les suponen ciertas dotes para influir a favor. Algo así como un 'lobby' del paisanaje

Ha llamado la atención el traslado de sevillanos a Madrid que está haciendo Zoido, pero esto no es nuevo. Tener sevillanos en Madrid siempre ha sido una gran aspiración local. En apariencia un poco catetorra, pues a esos sevillanos de la Corte se les suponen ciertas dotes para influir a favor. Algo así como un lobby del paisanaje. Esto ya funcionaba en el franquismo, donde no voy a incidir. Pero alcanzó unos momentos insuperables en la democracia, a partir de 1982, cuando estaban Felipe González como presidente del Gobierno y Alfonso Guerra como vicepresidente. Dos sevillanos al mando de la nación.

Se dice que Sevilla todavía lo está pagando. A pesar de que en el año 1992 no sólo se celebró la Exposición Universal de Sevilla, sino también los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Capitalidad Cultural Europea de Madrid, que fueron excusas para dispersar inversiones. El mismo Felipe González, en su intervención del Foro Joly, reconoció que el AVE empezó en Sevilla por razones de Estado. Nunca hubiera llegado si comienzan por el Norte. Claro que eso lo veía claro él, porque es andaluz.

Todavía los madrileños de Cristina Cifuentes no nos pagaban los gastos de la Sanidad. Esta señora ha seguido la estela de los enemigos internos del PP, que cuando su partido lo tiene mejor en Andalucía, le ponen una zancadilla ellos mismos, diciendo alguna tontería como esa. Y así pasa más desapercibido que los sevillanos en Madrid tienen ahora como principal referente al ex alcalde Zoido.

Se ha llevado al juez José Manuel Holgado para que sea director general de la Guardia Civil. Y además, como se esperaba, se ha llevado a Madrid a dos concejales de confianza. Gregorio Serrano ha pasado a ser director general de Tráfico. Precisamente en Tráfico hubo sus más y sus menos con la anterior directora general, María Seguí, que dimitió por una cuestión relacionada con las autoescuelas y con su marido, que ella atribuyó a una conspiración. En ese Ministerio del Interior no se sabía si eran peores los amigos o los enemigos, ni dónde había un micrófono. Para completar su elenco, Zoido ha nombrado a otro edil, Curro Pérez, como jefe de gabinete.

Con estos nombramientos, sevillanos en Madrid llega a una nueva temporada. Aún no se sabe cómo afectará a los sevillanos de Sevilla. Ni a los amigos, ni a los enemigos. Pero sí se sabe que el sevillano en Madrid siempre fue obedecido en Sevilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios