El microscopio

Silencio municipal

El Ayuntamiento de Sevilla ha guardado silencio durante el conflicto que ha tenido a la ciudad sin taxis durante esta semana. Esta vez, en contra de lo habitual, los problemas que han llevado a los taxistas a aparcar sus coches no tenían su origen en una decisión municipal, sino en una reglamentación que afecta a todo el país, lo que habrá hecho respirar aliviado al gobierno de Juan Espadas. Sin embargo, la actuación de empresas como Cabify y su rechazo por parte del sector tradicional va a seguir necesitando de control de la Policía Local para evitar las agresiones que se han producido con frecuencia en la ciudad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios