La ventana

Luis Carlos Peris

Sólo faltaba un tornado y tornado hubo

TORNADO con tós sus avíos, como si estuviésemos en el Caribe, y hasta un tiroteo de madrugada en uno de esos focos de delincuencia en que se han convertido unos polígonos que se levantaron para lanzar la industrialización de una tierra eminentemente agraria. Sólo faltaba un tornado para que aquí se pueda escenificar un capítulo cualquiera de Corrupción en Miami, aquella serie televisiva que ahora contemplamos como si hubiese sido filmada por Rappel o por la Bruja Lola, qué más da. El tornado como guinda a un pastel que cada día huele peor, con el carril bici desvelándose como sumidero por el que se fueron muchos caudales, demasiados para este tiempo de precorralito que vivimos. El tornado como media verónica en un paisaje de tiroteos, mientras se confirma que por los restaurantes de no-sé-cuántos-tenedores siguen circulando, como si tal cosa, las tarjetas de crédito que pagamos entre todos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios