Cuchillo sin filo

francisco Correal

Stalingrado

LA primera sorpresa es que el autor del libro llega a la presentación al filo de la hora prevista en bicicleta y con el casco correspondiente. La segunda, que durante casi dos horas va a estar hablando sin mirar un solo papel. La tercera, que un cuarto de hora antes de que empiece el acto, en la librería El Gusanito Lector ya no hay un asiento libre: la librera pide sillas prestadas a los bares próximos y en la escalera se apiñan los que esperan al insólito ciclista. Se llama Juan Torres, es catedrático de Economía Aplicada y es como Miguel Poveda: donde lo llaman, llena. Es coautor con Vinçent Navarro del libro Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero.

Su presentador no llega en bicicleta, sino a pie. Llega con unas notas y un ejemplar de Moby Dick, de Henry Melville. Lee una cita del desconsolado monólogo del carpintero del barco que es chico para todo: lo mismo hace una pata de palo para el capitán Acab, que perdió la original en las fauces de la Ballena Blanca, o un ataúd para uno de los marineros, féretro de alta mar al que le añade treinta salvavidas ante la eventualidad de un naufragio. Al carpintero de a bordo le disgustan las faenas "que acaban por la mitad y empiezan por el fin". Una parábola de la situación actual. El presentador, está feo decirlo, era quien suscribe. Los Amos del Mundo era un grupo de los ochenta que, según Luis Clemente, supo llevar el erotismo al pop andaluz. Su canción Chantaje-Glamour podía titular uno de los capítulos del libro Los amos del mundo.

El grupo Los Amos del Mundo se disuelve en 1989, el año que cayó el Muro. ¿Qué cambia el mundo de Amos? ¿La caída del muro de Berlín, la sociedad de la información o el milagro chino y las economías emergentes? Ayer paseaba por el mercadillo del Jueves Felipe Benítez Reyes. Escribió una novela titulada El novio del mundo. Va con un libro bajo el brazo. Otro hombre con un ejemplar de La batalla de Stalingrado arenga a la policía motorizada de Sevilla que se manifiesta contra el alcalde de la ciudad, marcha encabezada por un coche descapotable desde el que saluda un prócer con la careta del alcalde. El amo de su mundo. Abro el periódico y me voy a la sección de pasatiempos: Fidel Castro vota en las elecciones cubanas y una película muda obtiene el premio al mejor largometraje en lengua catalana. El mundo es la monda.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios