editorial

Subida del IVA en el peor momento

LA subida aprobada por el Gobierno en dos puntos del IVA que hasta ahora se aplica al turismo es una pésima noticia en tiempo y forma. El inoportuno anuncio y el posterior debate en plena temporada alta y a apenas unos días de la gran avalancha de agosto, sólo puede generar intranquilidad entre los futuros visitantes. La presión de algunos presidentes de comunidades turísticas del PP, como el de Baleares, José Ramón Bauzá, al que el Ejecutivo deja en evidencia después de que proclamara que el aumento no afectaría al sector, sólo ha permitido la pírrica victoria de demorar la repercusión del incremento al 1 de septiembre. Lo primero que hay que exigir, por tanto, es mayor sensibilidad y reflexión al abordar este delicado tema para no castigar a una industria que tanto en Andalucía como en España ha sido prácticamente la única capaz de capear el temporal de esta larga recesión económica. El consejero de Turismo de la Junta, Rafael Rodríguez, ha ido incluso más allá al concluir que el alza acordada por Rajoy es perfecta "para que España y Andalucía nunca salgan de la crisis" y que representan un "disparo en la línea de flotación". Este negocio, que sólo en la Costa del Sol supone unos ingresos de 3.000 millones de euros en tres meses, se desarrolla en un escenario tremendamente competitivo, en el que los precios son determinantes a la hora de que los viajeros se decanten por un destino u otro. El ruido mediático generado toda la semana sólo puede funcionar como efecto de disuasión. Además, los grandes acuerdos con tour operadores para la compra de los paquetes vacacionales en los establecimientos hoteleros se cierran con meses de antelación, por lo que cualquier incremento sólo repercutiría en el empresario, con el riesgo de que finalmente se derive a nuevos ajustes de plantilla. La postura de rechazo al aumento del IVA ha sido unánime en la Mesa del Turismo en Andalucía, en la que están representados empresarios y sindicatos y que la considera "nociva". La región, en general, sale muy perjudicada por el peso del turismo nacional. Los recortes no pueden atacar una de las principales fuentes de ingreso de la débil economía española.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios