La ciudad y los días

carlos / colón

Templos y negocio

LO reprobable no es que la Junta de Andalucía le eche un pulso al Obispado y al Cabildo catedralicio de Córdoba para forzarles a crear una especie de consorcio, patronato o fundación que gestione conjuntamente la explotación turística de la Mezquita-Catedral, sino que la desamortización turística de algunos templos obrada por la propia Iglesia le dé la razón al consejero de Turismo cuando afirma que los actos litúrgicos del templo sólo ocupan el 10% de los usos de la Mezquita-Catedral. Esto, y no la pretensión de la Junta, es lo vergonzoso. Los católicos andaluces podrían enfrentarse a la Junta y defender a la Iglesia si la Administración pretendiera apropiarse de un templo, reduciendo a explotación turística un espacio de culto abierto gratuitamente -como corresponde a una iglesia-- a quien quiera visitarlo como monumento. Pero resulta que es la propia Iglesia la que ha reducido el culto al mínimo para explotarlo comercialmente.

Las protestas de los cristianos que entiendan, como se ha titulado tendenciosamente, que "la Junta de Andalucía presiona a la Iglesia" o que "la Junta amenaza a la Iglesia con expropiar la Mezquita-Catedral" deben dirigirse a la Iglesia, no a la Junta. Hay quien cree, erróneamente, que cuando la Junta invierte fondos públicos en la restauración de un templo obliga a su explotación turística. Se equivocan bienintencionadamente o les han mentido. La Junta pide que ese templo tenga un horario de apertura que permita su visita, pero no obliga a que se reduzcan las misas, se cobre entrada, se pongan tenderetes de recuerdos en las puertas y se llenen de vallas y guardas para separar unos espacios de otros. Éstas son libres decisiones de la Iglesia. Es el caso, saltando de Córdoba a Sevilla, de la Catedral y la iglesia del Salvador.

Según la página oficial del obispado de Córdoba el culto en la Mezquita-Catedral se reduce a una única misa diaria a las 9:30 y otra, en el Sagrario, a las 19:00, más dos los domingos a las 12 y 13:30. Y sanseacabó. Todavía peor que la Catedral de Sevilla, aunque cueste trabajo creerlo, que con excepción de la Capilla Real solo está abierta al culto (es decir, gratuitamente) de 8 a 10.30 de la mañana y solo tiene cuatro misas al día (dos en la Capilla Real "free entrance"). Peor suerte corre el Salvador, que sólo tiene una misa al día, incluido el Domingo. Así las cosas, poco se le puede reprochar a la Junta y mucho a la Iglesia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios