El balcón

Ignacio / Martínez

Tiburones de verano

HAY tiburones de vida larga y otros de buena vida, a costa de los demás. La noticia científica del verano es que existen almejas en Islandia que viven 500 años, tiburones de Groenlandia que alcanzan los 400 y ballenas boreales que llegan a cumplir 200. Los seres humanos no somos nadie. Y menos los refugiados que cruzan el Mediterráneo: 3.171 personas han muerto en lo que va de año intentando llegar a costas europeas, y 423 niños desde que la foto con el cadáver ahogado de Aylan conmovió al mundo.

En la muerte política de Dilma Rousseff han participado escualos. Un 60% de los 594 congresistas que iniciaron la destitución de la presidenta de Brasil tienen cuentas pendientes con la justicia por casos de corrupción. A Rousseff le ha costado el puesto su camuflaje de los sobornos en la petrolera estatal Petrobras y un maquillaje de las cuentas públicas que de aplicarse en Europa haría caer a gobiernos enteros. O no. Ahí tienen como desmentido la ingeniería fiscal de Apple, pagando calderilla por sus multimillonarios beneficios entre 2003 y 2014 que le ha valido una sanción de 13.000 millones de euros por parte de la Comisión Europea, el equivalente a los impuestos impagados en Irlanda en ese periodo. Quienes no pagan impuestos son tiburones. En este caso le robaban a los ricos europeos y a pobres de medio mundo: liquidaban en el coladero irlandés sus ventas en Europa, Oriente Medio, África e India.

(Brasil también ha sido noticia este verano por los Juegos Olímpicos, en los que España consiguió siete medallas de oro, cuatro de plata y seis de bronce. Buen resultado; puesto catorce en la clasificación mundial. Mucho mejor que el puesto veintitantos que ocupamos en el ranking de Shanghai de universidades, por poner un ejemplo emblemático. Aun así, siempre hay un metepata, incapaz de disfrutar con los triunfos nacionales sin sacar la banderita: un tal Percival Manglano, concejal del PP en Madrid puso un tuit en el que decía que Ruth Beitia es diputada del PP, Craviotto policía nacional y Orlando Ortega abandonó Cuba, con lo que deducía que "los JJOO son un suplicio para la izquierda". Es una pena que no exista derecho de admisión en los partidos políticos).

Volviendo a los evasores, a veces consiguen premios inauditos. Como el ex ministro Soria, titular de cuentas y empresas en paraísos fiscales, que tuvo que dimitir por el escándalo, tras aparecer en los papeles de Panamá. Ahora su amigo Rajoy le ha obsequiado con un puesto de director general en el Banco Mundial. Este BM es un organismo de Naciones Unidas dedicado a ayudar a los países en vías de desarrollo. Sería de gran utilidad para reducir la desigualdad en el mundo y la pobreza en el tercer mundo acabar con los paraísos fiscales, así que poner a expertos en lo segundo a la noble misión del Banco parece como poner a una zorra a vigilar un gallinero. O a un tiburón a pastorear un banco de langostas. Una pena.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios