Crónica personal

Pilar / cernuda /

Transparencia

BUENA idea, que llega meses más tarde de lo previsto -se comprende, incluye medio millón de datos- pero que servirá para un mayor control del gasto público y, quizá, para que la clase política recupere parte del prestigio perdido.

El portal permite conocer de forma inmediata las cifras de la Administración General del Estado, e incluye los salarios de los cargos institucionales y las partidas presupuestarias de las instituciones, incluido el Gobierno y la Casa Real, el Congreso y del Senado, los organismos del Estado y las empresas que reciben más de un cincuenta por ciento de subvención pública.

Buena idea que sin duda provocará sorpresas -por ejemplo, que Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría ganan menos que otros altos cargos con despacho en Moncloa- y que en buena ley tendría que complementarse con las páginas de plena transparencia de otros organismos, que todavía disponen de un año por delante para mostrarse abiertos a cualquier indagación o curiosidad de los ciudadanos. Sindicatos, organizaciones empresariales, ayuntamientos y gobiernos autonómicos. Sólo unos pocos de los ayuntamientos y gobiernos autonómicos han iniciado ya la senda de mostrar sus cuentas a la luz; la mayoría remolonean con diferentes excusas y tratan de llevar hasta la fecha límite la creación de sus respectivos portales de transparencia.

La iniciativa es importante. Pero incompleta mientras no se sumen la totalidad de los gobiernos autonómicos y municipales. Porque es ahí donde está el quid de la cuestión, donde aparece el amiguismo en toda su crudeza, el trato de favor, el nepotismo, el empresario al que se favorece no por presentar el mejor proyecto sino, con vergonzosa frecuencia, el que paga comisiones para llevarse los contratos. Es sobre todo en los ayuntamientos y gobiernos autonómicos donde encuentran cobijo un número considerable de asesores de no se sabe qué con apellidos que indican vínculos familiares con dirigentes de partidos, o que formaron parte de gobiernos anteriores y siguen en el machito porque nunca tuvieron méritos para realizar un trabajo en el que se exige determinada preparación. Es ahí donde aparecen alcaldes y concejales con salarios de vértigo que contratan asesores que ganan más que el presidente de Gobierno, y donde aparecen organismos creados sólo y exclusivamente para dar cobijo al amigo, familiar o compañero de partido.

Ciertas tardanzas dan mucho que pensar, sobre todo con unas elecciones municipales y autonómicas a la vuelta de la esquina.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios