Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Sin UK somos menos Europa

Por su tradición democrática y su estratégico aislamiento Inglaterra ha sido la luz de la libertad de Europa

Ignoro si la salida del Reino Unido de la UE tendrá o no efectos negativos para ella. Todo apunta que sí. Pero estoy convencido de que los tendrá para Europa. Junto a Estados Unidos y Nueva Zelanda, que al fin y al cabo son hijas suyas, y Suiza, Inglaterra es la democracia vigente más antigua del mundo. Desde el fundamento de la Carta Magna, Inglaterra fue el único país europeo capaz de alcanzar la plena democracia sin derramamiento de sangre. El Imperio Británico fue la única gran potencia que en el apogeo de su poder no intentó devorar a Europa como en la Edad Contemporánea hicieron la Francia napoleónica ente 1805 y 1815, y la Alemania de Bismark en 1870, la de Guillermo II en 1914 y la de Hitler en 1939. Inglaterra fue la única nación que plantó cara con éxito a Hitler tras la caída de Francia, resistiendo heroicamente sola desde 1939 -cuando Stalin era aliado de Hitler y Estados Unidos se resistía a entrar en la guerra- hasta junio (ruptura del pacto entre Hitler y Stalin) y diciembre (entrada de Estados Unidos tras el bombardeo de Pearl Harbor) de 1941. Si no fuera por Inglaterra, Hitler habría conquistado toda Europa Occidental con la complicidad de Stalin.

Por su tradición democrática y su estratégico aislamiento la isla ha sido la luz de la libertad de Europa. Su sentido del humor, su contención emocional -una capa de hielo que hace más ardiente la pasión que se agita bajo ella-, su simultáneo gusto por la extravagancia y la discreción, su aferrarse a costumbres, modos de vida y tradiciones que la singularizan -desde las unidades de peso o la fracción de las monedas hasta la circulación de los coches-, le han dado su atractivo y han inspirado maravillosos personajes literarios o dado a la historia personas reales que parecen ficciones novelescas.

Su ser tan distinto y sus cualidades, ¿cómo podrían mantenerse si a la pérdida interna de sus valores, observable desde los años 70, se suma la globalización? No es la Inglaterra que los anglófilos amamos y admiramos por razones históricas y culturales la que ha votado dejar la UE, sino la más opuesta a esa historia, esa cultura y esos valores. Churchill fue uno de los primeros en proponer unos Estados Unidos de Europa. Pero Boris Johnson, el líder de esta Inglaterra hooligan, no es precisamente sir Winston. Aun así, creo que la UE pierde más sin el Reino Unido que este dejándola. Y espero que vuelva.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios