Editorial

Urge un cambio en el modelo educativo

LAS pruebas de diagnóstico efectuadas en octubre pasado a alumnos de quinto curso de Primaria y tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) por parte de la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa han resultado desoladoras: solamente en Matemáticas los estudiantes de Primaria han logrado una buena nota en esta especie de examen al estado de los discentes, en tanto que en los dos niveles se ha producido un deterioro de la competencia del alumnado en comunicación lingüística (lectura, escritura y expresión oral). De continuar esta situación nos encontraríamos en pocos años con una generación de alumnos de universidad y formación profesional claramente mal preparados para su inserción social y profesional, carentes de la menor destreza incluso para expresar sus pensamientos en lenguaje oral o escrito. No se trata de los datos de una encuesta mejor o peor elaborada y realizada, sino del balance de un concienzudo trabajo de campo (fueron más de 160.000 los alumnos examinados) de la agencia oficial encargada por la Consejería de Educación de diagnosticar la situación del sistema de enseñanza que funciona hoy en Andalucía. "No son los resultados que queremos ni los aceptamos pasivamente", ha declarado la consejera, María del Mar Moreno, quien ha hecho un llamamiento a padres y profesores para propiciar un cambio en esta situación realmente desoladora. No podemos estar más de acuerdo: sin el concurso del profesorado y de la familia no sería posible una reforma que se antoja inaplazable. También la Consejería de Educación debería aportar al proceso de cambio pretendido la dosis de autocrítica necesaria para no recaer en viejos vicios o adaptarse a situaciones heredadas. La reforma tendrá que hacerse repensando algunos de los dogmas ideológicos presuntamente irreversibles. La reafirmación de los valores del esfuerzo y la disciplina, la recuperación de la autoridad de los docentes y la implantación de un clima de convivencia y respeto que hace tiempo abandonó las aulas son otros tantos elementos a considerar en esta hora decisiva para el futuro de Andalucía.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios