La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Urge imponer bebederos de guardia

Sería conveniente establecer una norma similar a la que rige en las farmacias. No estaría de más que para que no le faltase un perejil a esta Sevilla benditamente desertizada por la emigración a paraísos estivales hubiese bebederos&comederos de guardia. Fastidia ese masivo cierre vacacional y este edén que es Sevilla sin sevillanos sería más confortable si no se tuviera que atravesar como el que atraviesa un desierto y como añorando salacot y camello para una travesía más bonancible. Agosto, como la lluvia, es en Sevilla una maravilla que mejoraría estableciendo una distancia mínima obligada entre una barra y otra. Se alcanzaría la felicidad plena y esos paseos por una Sevilla intimista serían aún mejores de como son en la actualidad. Que hay que ver cómo se reencuentra uno consigo mismo mediante no cruzarse apenas con alguien, pero la barra de guardia urge.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios