La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Con Valentín acaba una raza selecta

Después de Ecovol, su hijo predilecto fue el libro en el que pretendía condensar toda su vida de emprendedor Clase A. Me llegó en vísperas de Navidad su última obra, lo último que dio de sí el formidable empresario que fue Valentín Álvarez Vigil, macareno, bético rotundo y amigo de sus amigos. En ese libro de contenido abigarrado recopiló su vida y su obra bajo un título lo suficientemente explícito. Se titula Tesón-Imaginación-Ética para ser útil a los demás y mientras lo paría no desperdiciaba ocasión de ir adelantándome datos como van dándose las primicias, al oído y con un entusiasmo incólume ante el paso del tiempo. Coincidíamos con frecuencia y se hacía cita tácita cada sesión de Foro Joly, donde compartíamos mesa, charla del Betis y de los amigos que se iban yendo. Seguro que, desde el domingo, Valentín anda cuchicheándole proyectos a su Macarena del alma.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios