Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Valladolid como clavo al que agarrarse

VUELVE el fútbol de verdad y uno de los teloneros de la jornada es el Betis, que llega a una cita vital con lo mismo que acabó el año. Vital absolutamente es el compromiso que hoy le espera al Betis en la ribera diestra del Pisuerga. Aunque resta una barbaridad de Liga y la distancia con la zona menos caliente no es insalvable, lo de esta tarde en Valladolid es de órdago a la grande. No es que la cuestión sea ganar o ganar, pero se le asemeja.

Como se temía en un club tan zarrapastrosamente gestionado en lo deportivo, los refuerzos, si es que llegan, no han aparecido a tiempo de empezar en enero con más posibilidades de afrontar la remontada. Aunque estaba escrito que las dificultades para reforzarse iban a ser cuantiosas y aunque se sabía que iban a proliferar las chinitas en el camino por un prójimo deseoso de que haya condenados al descenso lo antes posible, la verdad es que la gestión no ha variado.

Quiere decirse con esto que el Betis habrá de saltar al Nuevo Zorrilla con los mismos que sólo fueron capaces de sacar un punto en los viajes aun con la única diferencia del entrenador. Dicho lo cual hay que encomendarse a todo el santoral a fin de que la empresa vallisoletana salga con bien, pues de otra forma no hay manera de despojarse de la ola pesimista que nos invade. Ojalá que cuando fichen no traigan a uno con varios kilos de más o que convalezca de una lesión.

Lo cierto es que este partido de hoy a las seis de la tarde trae en la barriga una barbaridad de química y argumentos incontables a fin de que el Betis, por siempre Real Betis Balompié, salga del barro en que suele habitar por una clase dirigente que pocas veces en su historia estuvo a la altura deseable. Pero al margen de disquisiciones más o menos colaterales, convengamos en que sólo queda que la plantilla derive a equipo y el Betis, ya a partir de hoy, sepa qué es competir.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios