Punto de vista

josé Ramón / del Río

Venció Goliat

COMPRUEBO que desde 2006 y cada dos años vengo escribiendo en estas fechas de comienzo del otoño de la Ryder Cup, la competición de golf más importante del mundo, que enfrenta a 12 jugadores europeos contra 12 americanos, formando respectivamente los equipos EEUU y Europa. La diferencia del número de practicantes de este deporte entre el gigante americano y los países europeos y en el número de instalaciones de golf es enorme, casi abismal, y lo normal sería que venciera Goliat. Sin embargo, Europa venía venciendo al coloso EEUU en las pruebas celebradas bianualmente desde 2006 sin más excepción que la del año 2008. Este año 2016, EEUU ha vencido en su terreno a Europa, rompiéndose así la racha de victorias del continente. Lo de la victoria en su campo, lo subrayo porque aunque el golf sea por naturaleza un deporte silencioso, dada la concentración que necesita, el público puede influir con sus gritos, vítores y aplausos, animando a sus jugadores y en esto hay que reconocer que el público americano, chillón y al borde de la mala educación, se lleva la palma. En los seis comentarios que he dedicado cada dos años a esta competición, Europa ha vencido en cuatro ocasiones y EEUU en dos, lo que no es mal porcentaje.

Como consecuencia de los recortes dispuestos por la UE, con sus hombres de negro y la pérdida de soberanía nacional que significa el rescate, a Europa se la ve mucho más que como una madre generosa, que pretende con sus cuantiosas ayudas igualar a sus hijos o, al menos, disminuir diferencias de bienestar, como una mala madrasta, tan mala como la de Blancanieves. Quizás por eso no exista una verdadera conciencia europea desde los reinados de Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano y su hijo Felipe II. Pues bien, sólo en el golf, en la Ryder Cup el equipo Europa aparece como tal en una competición deportiva o de cualquier otra índole. En la Ryder suena el himno Barras y estrellas para el equipo de EEUU y el Himno de la alegría de Beethoven para el europeo.

Los españoles han tenido siempre en esta competición un papel decisivo. Severiano Ballesteros fue un referente de la misma y ganó batallas, como el Cid, después de su muerte, porque su recuerdo fue la inspiración de la victoria europea de 2012. En San Roque (Cádiz), en Valderrama, año 1997, se celebró la primera Ryder fuera de las islas británicas y la aportación de jugadores españoles, elegidos por el ranking europeo nunca ha faltado. En este año, el castellonense Sergio García y el canario Rafa Cabrera-Bello sumaron puntos para una victoria que al final no se pudo alcanzar.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios