La ciudad y los días

carlos / colón

Veo el sufrimiento de la gente

COMO una profetisa Susana Díaz clamó: "Veo el sufrimiento de la gente". Y añadió: "Sevilla no merece el alcalde que tiene". Una profetisa, eso sí, muy peculiar; con ojo de lince para ver los sufrimientos de los sevillanos y ceguera de topo para ver los de los andaluces. Los populares sólo han gobernado esta ciudad entre 1995 y 1999, y desde 2011 hasta hoy; los socialistas lo han hecho entre 1983 y 1991, y entre 1999 y 2011. 20 años frente a siete. Digo yo que en los males de la ciudad tendrán mayores responsabilidades quienes durante más tiempo la han gobernado. Salvo que suscribamos la tesis levemente partidista de que todo lo bueno que en Sevilla ha pasado se lo debemos al PSOE y todo lo malo al PP. Esta fue la línea de Pedro Sánchez al afirmar que cuando salga Zoido volverá la decencia a la Plaza Nueva. La decencia, no hace falta decirlo, la representa el PSOE, que para eso tiene la patente que ahora intentan arrebatarle los populistas.

Es notable la sensibilidad de la presidenta ante el sufrimiento de los sevillanos, durante tan poco tiempo gobernados por los populares; y su dureza de corazón para con los andaluces, gobernados durante más de 30 años por los socialistas. En Sevilla se han alternado socialistas, andalucistas y populares con claro predominio de los primeros. Pero en la Junta sólo han estado los socialistas. Digo yo que responsabilizar a Junta de la situación de Andalucía no es partidismo pepero con pulseritas en la muñeca y rizos en la nuca. Pues resulta que no. Los ayuntamientos gobernados por el PP rebosan sufrimiento en una felicísima Andalucía gobernada por el PSOE. Y a esta presidenta ver el sufrimiento de la gente bajo el PP le duele mucho.

Porque este sufrimiento municipal choca con la felicidad autonómica de los andaluces que dejan sus tratamientos médicos por no poder pagarlos (20%), tienen dietas inadecuadas por problemas económicos (18%), rozan la pobreza (2,1 millones), están en riesgo de exclusión severa (un millón), no salen del furgón de cola educativo y aportan generosamente 1,4 millones de parados. ¿Cómo no desear que estos estupendos datos venzan las barreras municipales de las ciudades que están hundidas en el sufrimiento a causa de los populares? ¿Cómo no ansiar que salga Zoido para que entre la decencia? Eso sí, cantando por Mocedades: "Como una promesa ERE tú, ERE tú. / Como una mañana de verano ERE tú, ERE tú…".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios