Visto y Oído

Antonio / Sempere

Vive y canta

ENTRÓ con buen pie Vive cantando en la noche de Antena 3. Un 18% de cuota de pantalla no es ninguna tontería. Me alegré mucho del dato. Por todo el equipo y en particular por su director, mi adorado Miguel Albaladejo. Cuántos recuerdos desde su debut en La primera noche de mi vida, esa delicia que descubrimos en la primera edición del Festival de Málaga. Después llegó Cachorro, con el que lanzó a la fama a ese gran José Luis García Pérez que ahora recupera en la serie, ya como uno de las figuras del cine y la televisión patria.

Ante un estreno como el de Vive cantando me enfrento con sensaciones encontradas. Por un lado es un placer reencontrarse con uno de tus directores de cabecera. Pero por otro es inevitable no acordarse de los motivos por los que está ahí. Si Miguel y sus compañeros directores pudiesen seguir, como él hizo durante casi una década, dirigiendo su película anual, no se habrían refugiado en la televisión (y hablo del medio televisivo, quede claro, con todo el cariño que merece).

Vive cantando tiene mucho de Albaladejo, o al menos con ese filtro la miro y por eso le descubro en muchos de sus recovecos. Veo a Miguel a través de la mirada de sus actores, desde la protagonista María Castro hasta Mariola Fuentes y Manuel Galiana. Le veo en el personaje de Pilar Castro, esa actriz grande entre las grandes que si hubiese nacido en Estados Unidos ya tendría varias nominaciones a los Oscar en su currículum. Y lo digo con conocimiento de causa.

Todavía me sigue doliendo que Miguel Albaladejo no nos regale su dosis de buen cine anual. Porque era un cine muy pegado a lo nuestro. Que nos explicaba y nos definía muy bien. Al menos me consuelo pensando que otros compañeros próximos como Belén Macías y Jorge Torregrosa tienen estreno de película a la vuelta de la esquina. Para paliar el mono.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios