Juan Antonio Solís

jasolis@diariodesevilla.es

Los abrazos rotos

La pretendida Superliga o la nueva y reforzada Champions apuntan contra ese fútbol que el Covid-19 ya nos niega

EL Covid-19 nos está robando miles de vidas y muy por debajo de tamaña pérdida, también nos está recortando con su herrumbrosa tijera los besos y los abrazos a los queridos, esa primordial extensión vital del piel con piel del recién nacido con su madre.

Lo escribe el poeta, pero también el científico: los abrazos conectan las neuronas, nos hacen liberar dopamina, nos reconfortan, nos hacen sentir bien y a veces nos reconcilian. Nos unen al prójimo y refuerzan nuestra condición de sociables. E ir al estadio es abrazar.

Vamos camino de un año de besos y abrazos rotos. El emoticono ha suplido al piel con piel y ese forzado distanciamiento, trasladado al mundo del fútbol, ha dibujado un gélido escenario virtual. Vemos a nuestros equipos desde una distancia que mortifica, como vemos a nuestros familiares de alto riesgo en las videollamadas, mientras los canales televisivos reproducen cánticos enlatados de las hinchadas para tratar de que esa hoguera que tanto añoramos, la que arde en la liturgia de los estadios, prenda de alguna forma en nuestros salones. Y no prende. Cómo va a prender.

Si este mundo virtual es capaz de resucitarnos a Lola Flores, cómo no se va a sentir fuerte para convencernos de que el fútbol de salón puede encender nuestras neuronas como el que forjó su poder seductor en los estadios.

Ahora, los ricos europeos, y alguno que fue rico, traen en maletines otras siniestras fórmulas para convencernos de que ese fútbol de salón, el de los partidos más glamurosos, es el único futuro. Y como esa Superliga alternativa, o en su defecto esa Champions reforzada que también está gestando la UEFA, le ganen el pulso al pan de las ligas nacionales, ese gran fútbol de los abrazos dominicales que ansiamos recuperar cuando acabe la pandemia sólo lo vamos a encontrar en nuestra memoria. Y en los cajones donde reposan nuestras bufandas y amuletos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios