La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Que no se acabe nunca este milagro

En su nomadeo evangelizador, el Señor se muda nuevamente y no lo hará por el camino más corto, sino dando un rodeo para llegar a su nueva morada. La razón, estar al alcance de más personas, que hay que ver cómo han notado en Los Pajaritos la presencia del Gran Poder. El poder de la fuerza del Señor ha hecho que el barrio más pobre de España haya vivido una semana de ilusión y de esperanza para que en sus calles haya renacido una convivencia plena de normalidad. Aunque el poder del Gran Poder es indiscutible, cuanto está ocurriendo en una zona tan deprimida bate todas las previsiones y para este sábado del tardoverano que vivimos van a desbocarse las sensaciones. Será la segunda etapa del maravilloso peregrinar evangelizador del Señor y por toda esa Sevilla deprimida, y ciertamente desconocida, el clamor es en petición de que esto no se acabe nunca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios