La ventana

Luis Carlos Peris

La acertada premonición de Berlanga

TENGO indeleblemente marcada en lo mejor de mi arcano una velada nocturna en el valenciano hotel Astoria con varios luises en el reparto. Estaba el irrepetible Luis Sánchez Polack, Tip en el mundo, junto al enorme Luis García Berlanga mientras asistía absorto a aquel caudal de geniales despropósitos Luis Cuervas. Aquello era una tertulia que rompería en inolvidable y, entre muchas otras cosas, Berlanga anticipó que tenía en la sesera una película acorde con una cultura del pelotazo que ya hacía furor. La película cuajó poco después y su bautismo no pudo ser más sugerente. Se llamó Todos a la cárcel y el título no sólo no perdió vigencia sino que fue cobrando fuerza hasta hacerse inconmensurable. Tanto creció que Tussam ha de reforzar la línea 53, la que lleva a la cárcel, y eso sin contar el transporte mayoritario para familiares, el de los coches de alta gama.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios